Hace unas semanas os mostrábamos un vídeo de la policía en la que se nos indicaba lo fácil que resultaba para las redes de delincuentes habituales el duplicar una tarjeta de crédito.
En dicho vídeo se nos mostraba el proceso de fabricación de una tarjeta una vez esta ha sido clonada. Hoy iremos un paso más mostrándoos uno de los procesos que permiten a los delincuentes clonar una tarjeta de crédito.

El proceso de clonación comienza capturando los datos de da la banda magnética de la tarjeta de crédito. Para esto los delincuentes suelen situar una lectora en la entrada de las tarjetas de crédito de un cajero automático.
Al pasar la tarjeta por este mecanismo los datos de dicha tarjeta son almacenados en una memoria y a la vez se activa un mecanismo que dispara la grabación de nuestro PIN (para hacer esto se hace uso de un teléfono móvil u otro dispositivo de grabación).
A continuación tenéis una galería donde se ve todo el proceso
Después los delincuentes sólo tendrán que retirar su dispositivo, acceder a los datos
Así se clona una tarjeta de crédito



Así se clona una tarjeta de crédito

Así se clona una tarjeta de crédito


Así se clona una tarjeta de crédito
Así se clona una tarjeta de crédito
Así se clona una tarjeta de crédito

Así se clona una tarjeta de crédito
Así se clona una tarjeta de crédito
Así se clona una tarjeta de crédito

Así se clona una tarjeta de crédito
Así se clona una tarjeta de crédito

El objetivo de todo esto es insistir (cuantas veces haga falta) en que tengamos cuidado cuando utilicemos

0 comentarios:

Publicar un comentario